Donate
Independent, objective, nonpartisan research

Press Release (in Spanish)

Database

This is the content currently stored in the post and postmeta tables.

View live version

object(Timber\Post)#3711 (44) { ["ImageClass"]=> string(12) "Timber\Image" ["PostClass"]=> string(11) "Timber\Post" ["TermClass"]=> string(11) "Timber\Term" ["object_type"]=> string(4) "post" ["custom"]=> array(5) { ["_wp_attached_file"]=> string(20) "1218-hjr-spanish.pdf" ["wpmf_size"]=> string(6) "173080" ["wpmf_filetype"]=> string(3) "pdf" ["wpmf_order"]=> string(1) "0" ["searchwp_content"]=> string(6596) "CONTACT Abby Cook 415-291-4436 COMUNICADO DE PRENSA EMBARGO: No publicar o transmitir antes de las 9:00 p.m. PST del lunes 10 de diciembre, 2018. Para ver este comunicado de prensa en español, por favor visite nuestra página de internet: www.ppic.org/press-release El Valor de una Licenciatura Universitaria Alcanza su Máximo en Décadas LOS BENEFICIOS AL INGRESOS ENFATIZAN NECESIDAD DE REDUCIR LA BRECHA EN IGUALDAD SAN FRANCISCO, diciembre 10, 2018—El valor de la educación universitaria ha llegado a su punto máximo en décadas, pero muy pocos californianos están obteniendo licenciaturas, de acuerdo a un reporte presentado hoy por el Public Policy Institute of California (PPIC). Entre 1990 y 2016, los ingresos promedio aumentaron 18 por ciento para los californianos con al menos una licenciatura universitaria mientras que disminuyó un 15 por ciento para aquellos con sólo un diploma de preparatoria. El trabajador típico de tiempo completo y de todo el año, con al menos un título universitario, ganó $80,000 en el 2016, comparado con $36,000 para el trabajador con solo un diploma de preparatoria. El reporte examina la conexión entre la educación superior y la movilidad económica en el estado. Considera la prima salarial asociada con una licenciatura universitaria: la relación entre los ingresos anuales promedio para los trabajadores que cuentan con al menos una licenciatura universitaria comparada con aquellos que no cuentan más que con un diploma de preparatoria. La prima salarial ha aumentado aún cuando la proporción de graduados de universidad en la fuerza laboral ha aumentado—un indicador de que la demanda de graduados universitarios ha superado a la creciente oferta. Entre las principales conclusiones:  Los beneficios de una licenciatura universitaria van más allá de los salarios. Los trabajadores con educación universitaria tienen mayores probabilidades de estar empleados y son más propensos a tener trabajos que ofrezcan compensación no relacionada con el salario como vacaciones pagadas, seguro médico ofrecido por el empleador, y planes de jubilación.  La educación a nivel de postgrado confiere beneficios adicionales, mientras que las ganancias provenientes de una educación de carrera no son suficientes. La prima salarial para un grado de postgrado ha aumentado más rápidamente que aquella para una licenciatura universitaria. La formación de carrera posterior a la preparatoria aporta ganancias en salario que tienden a ser más bajas que aquellas conferidas por un grado de licenciatura a universitaria.  Más estudiantes cumplen los requisitos para la universidad, pero las brechas en igualdad persisten. Los estudiantes latinos y afroamericanos de bajos ingresos que serían la primera generación en sus familias en asistir a la universidad—una mayoría de la población de las escuelas preparatorias del estado— tienen menos probabilidades que sus compañeros de obtener un diploma, inscribirse en la universidad, y graduarse. Ente los adultos jóvenes nacidos en el estado, 60 por ciento de asiático americanos y 40 por ciento de blancos tienen al menos una licenciatura universitaria, comparado con 21 por ciento de afroamericanos y 18 por ciento de latinos. Diciembre 10, 2018 1 “Una licenciatura universitaria es un boleto hacia un buen trabajo y posibilidades de ascenso en California”, dijo Hans Johnson, coautor del reporte y director del Centro para la Educación Superior de PPIC. “Aunque las mejoras en los índices de graduación de la preparatoria y preparación para la universidad son alentadoras, el estado necesita tomar nuevas medidas para materializar el potencial de la educación superior como motor de la movilidad social para todos nuestros niños”. Tras señalar que los sistemas de la Universidad Estatal de California (CSU), de la Universidad de California (UC), y el de colegios comunitarios han hecho esfuerzos que probablemente van a estimular el acceso a la universidad, así como los índices de graduación, el reporte hace varias recomendaciones para tomar acciones adicionales. Estas incluyen:  Preparación para la universidad. El estado y sus instituciones educativas deben asegurarse de que todos los estudiantes y familias tengan información clara sobre los requisitos de admisión para UC y CSU, así como la asistencia financiera disponible, tan pronto cuando estén en la escuela media.  Asistencia financiera. Aunque el estado y sus universidades públicas han hecho un buen trabajo en ofrecer subsidios para cubrir los costos de colegiatura para los estudiantes de bajos ingresos y algunos de medianos ingresos, se requieren esfuerzos para hacerle frente a otros costos—especialmente vivienda— que son barreras para algunos estudiantes.  Transferencias. La gran mayoría de estudiantes de bajos ingresos e históricamente subrepresentados inician su educación superior en un colegio comunitario, y los índices de transferencia a una institución de cuatro años son relativamente bajos. Los esfuerzos continuados para mejorar los índices de transferencia deben ser rigurosamente controlados y evaluados.  Acceso. Las universidades deben darle una mayor prioridad en admisiones a estudiantes de bajos ingresos. Expandiendo la capacidad en UC, CSU, e instituciones privadas no lucrativas también mejoraría el acceso. UC y CSU actualmente rechazan estudiantes que cumplen los requisitos o los redirigen a otro campus al cual se les dificulta atender. El reporte, Higher Education as a Driver of Economic Mobility, se realizó con fondos de College Futures Foundation y Sutton Family Fund. Además de Johnson, los coautores son Sarah Bohn, directora de investigación de PPIC; y la asociada principal de investigación Marisol Cuellar Mejia. Sobre PPIC El Public Policy Institute of California se dedica a la información y al mejoramiento de las políticas públicas en California mediante investigaciones independientes, objetivas y no partidarias. Somos una organización pública sin fines de lucro. No asumimos ni apoyamos posiciones sobre ninguna propuesta electoral ni sobre ninguna legislación local, estatal o federal, y no respaldamos, apoyamos ni nos oponemos a ningún partido político o candidato para puestos públicos. Las publicaciones de la investigación reflejan el punto de vista de los autores y no reflejan necesariamente la opinión de nuestros fundadores o el personal, los funcionarios, los comités consultivos ni las juntas directivas del Public Policy Institute of California. ### Diciembre 10, 2018 2" } ["___content":protected]=> string(128) "

Press Release (in Spanish)

" ["_permalink":protected]=> string(102) "https://www.ppic.org/press-release/value-of-college-degree-at-its-highest-in-decades/1218-hjr-spanish/" ["_next":protected]=> array(0) { } ["_prev":protected]=> array(0) { } ["_css_class":protected]=> NULL ["id"]=> int(17574) ["ID"]=> int(17574) ["post_author"]=> string(1) "4" ["post_content"]=> string(0) "" ["post_date"]=> string(19) "2018-12-10 20:42:07" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(17557) ["post_status"]=> string(7) "inherit" ["post_title"]=> string(26) "Press Release (in Spanish)" ["post_type"]=> string(10) "attachment" ["slug"]=> string(16) "1218-hjr-spanish" ["__type":protected]=> NULL ["_wp_attached_file"]=> string(20) "1218-hjr-spanish.pdf" ["wpmf_size"]=> string(6) "173080" ["wpmf_filetype"]=> string(3) "pdf" ["wpmf_order"]=> string(1) "0" ["searchwp_content"]=> string(6596) "CONTACT Abby Cook 415-291-4436 COMUNICADO DE PRENSA EMBARGO: No publicar o transmitir antes de las 9:00 p.m. PST del lunes 10 de diciembre, 2018. Para ver este comunicado de prensa en español, por favor visite nuestra página de internet: www.ppic.org/press-release El Valor de una Licenciatura Universitaria Alcanza su Máximo en Décadas LOS BENEFICIOS AL INGRESOS ENFATIZAN NECESIDAD DE REDUCIR LA BRECHA EN IGUALDAD SAN FRANCISCO, diciembre 10, 2018—El valor de la educación universitaria ha llegado a su punto máximo en décadas, pero muy pocos californianos están obteniendo licenciaturas, de acuerdo a un reporte presentado hoy por el Public Policy Institute of California (PPIC). Entre 1990 y 2016, los ingresos promedio aumentaron 18 por ciento para los californianos con al menos una licenciatura universitaria mientras que disminuyó un 15 por ciento para aquellos con sólo un diploma de preparatoria. El trabajador típico de tiempo completo y de todo el año, con al menos un título universitario, ganó $80,000 en el 2016, comparado con $36,000 para el trabajador con solo un diploma de preparatoria. El reporte examina la conexión entre la educación superior y la movilidad económica en el estado. Considera la prima salarial asociada con una licenciatura universitaria: la relación entre los ingresos anuales promedio para los trabajadores que cuentan con al menos una licenciatura universitaria comparada con aquellos que no cuentan más que con un diploma de preparatoria. La prima salarial ha aumentado aún cuando la proporción de graduados de universidad en la fuerza laboral ha aumentado—un indicador de que la demanda de graduados universitarios ha superado a la creciente oferta. Entre las principales conclusiones:  Los beneficios de una licenciatura universitaria van más allá de los salarios. Los trabajadores con educación universitaria tienen mayores probabilidades de estar empleados y son más propensos a tener trabajos que ofrezcan compensación no relacionada con el salario como vacaciones pagadas, seguro médico ofrecido por el empleador, y planes de jubilación.  La educación a nivel de postgrado confiere beneficios adicionales, mientras que las ganancias provenientes de una educación de carrera no son suficientes. La prima salarial para un grado de postgrado ha aumentado más rápidamente que aquella para una licenciatura universitaria. La formación de carrera posterior a la preparatoria aporta ganancias en salario que tienden a ser más bajas que aquellas conferidas por un grado de licenciatura a universitaria.  Más estudiantes cumplen los requisitos para la universidad, pero las brechas en igualdad persisten. Los estudiantes latinos y afroamericanos de bajos ingresos que serían la primera generación en sus familias en asistir a la universidad—una mayoría de la población de las escuelas preparatorias del estado— tienen menos probabilidades que sus compañeros de obtener un diploma, inscribirse en la universidad, y graduarse. Ente los adultos jóvenes nacidos en el estado, 60 por ciento de asiático americanos y 40 por ciento de blancos tienen al menos una licenciatura universitaria, comparado con 21 por ciento de afroamericanos y 18 por ciento de latinos. Diciembre 10, 2018 1 “Una licenciatura universitaria es un boleto hacia un buen trabajo y posibilidades de ascenso en California”, dijo Hans Johnson, coautor del reporte y director del Centro para la Educación Superior de PPIC. “Aunque las mejoras en los índices de graduación de la preparatoria y preparación para la universidad son alentadoras, el estado necesita tomar nuevas medidas para materializar el potencial de la educación superior como motor de la movilidad social para todos nuestros niños”. Tras señalar que los sistemas de la Universidad Estatal de California (CSU), de la Universidad de California (UC), y el de colegios comunitarios han hecho esfuerzos que probablemente van a estimular el acceso a la universidad, así como los índices de graduación, el reporte hace varias recomendaciones para tomar acciones adicionales. Estas incluyen:  Preparación para la universidad. El estado y sus instituciones educativas deben asegurarse de que todos los estudiantes y familias tengan información clara sobre los requisitos de admisión para UC y CSU, así como la asistencia financiera disponible, tan pronto cuando estén en la escuela media.  Asistencia financiera. Aunque el estado y sus universidades públicas han hecho un buen trabajo en ofrecer subsidios para cubrir los costos de colegiatura para los estudiantes de bajos ingresos y algunos de medianos ingresos, se requieren esfuerzos para hacerle frente a otros costos—especialmente vivienda— que son barreras para algunos estudiantes.  Transferencias. La gran mayoría de estudiantes de bajos ingresos e históricamente subrepresentados inician su educación superior en un colegio comunitario, y los índices de transferencia a una institución de cuatro años son relativamente bajos. Los esfuerzos continuados para mejorar los índices de transferencia deben ser rigurosamente controlados y evaluados.  Acceso. Las universidades deben darle una mayor prioridad en admisiones a estudiantes de bajos ingresos. Expandiendo la capacidad en UC, CSU, e instituciones privadas no lucrativas también mejoraría el acceso. UC y CSU actualmente rechazan estudiantes que cumplen los requisitos o los redirigen a otro campus al cual se les dificulta atender. El reporte, Higher Education as a Driver of Economic Mobility, se realizó con fondos de College Futures Foundation y Sutton Family Fund. Además de Johnson, los coautores son Sarah Bohn, directora de investigación de PPIC; y la asociada principal de investigación Marisol Cuellar Mejia. Sobre PPIC El Public Policy Institute of California se dedica a la información y al mejoramiento de las políticas públicas en California mediante investigaciones independientes, objetivas y no partidarias. Somos una organización pública sin fines de lucro. No asumimos ni apoyamos posiciones sobre ninguna propuesta electoral ni sobre ninguna legislación local, estatal o federal, y no respaldamos, apoyamos ni nos oponemos a ningún partido político o candidato para puestos públicos. Las publicaciones de la investigación reflejan el punto de vista de los autores y no reflejan necesariamente la opinión de nuestros fundadores o el personal, los funcionarios, los comités consultivos ni las juntas directivas del Public Policy Institute of California. ### Diciembre 10, 2018 2" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2018-12-11 04:42:07" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "1218-hjr-spanish" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2018-12-10 20:42:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2018-12-11 04:42:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["guid"]=> string(60) "https://www.ppic.org/wp-content/uploads/1218-hjr-spanish.pdf" ["menu_order"]=> int(0) ["post_mime_type"]=> string(15) "application/pdf" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" ["status"]=> string(7) "inherit" ["attachment_authors"]=> bool(false) }